Skip to main content
0

PROYECTO DE INTERVENCIÓN LISTA DE ESPERA

Durante la pandemia, la región de Tarapacá llegó a tener 25.000 interconsultas sin atender, generando una lista de espera inabordable por el sistema de salud local.

El Servicio de Salud de Iquique acudió a Minera Doña Inés de Collahuasi para presentar la situación de la región: la lista de espera de interconsultas de especialidad alcanzó 30.000 pacientes sin atención, proviniendo de los CESFAM de toda la región, incluso algunos con catorce años de antigüedad.

Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi, la Dirección de Salud de la Región de Tarapacá y la Dirección del Hospital Dr. Ernesto Torres Galdames decidieron formar una alianza junto a Corporación SER para dar solución a la situación.

La región de Tarapacá es una de las regiones con mayor índice de pobreza. Según la encuesta de Caracterización Socioeconómica (Casen) del año 2021, la zona alcanza un 14% de pobreza regional y un 6,9% de pobreza extrema. Esto afecta a las listas de espera a nivel regional, colapsando su sistema sanitario.
Corporación SER se comprometió a resolver y cerrar 12.000 interconsultas aproximadamente, en un período de siete meses.
Cuarenta y nueve médicos de catorce especialidades fueron trasladados por nuestra institución a la región.

Impacto.

Parte del crecimiento evolutivo del proyecto durante su desarrollo, fue la implementación de algunas cosas que inicialmente no se hacían. Por ejemplo, Rosario (enfermera coordinadora de Corporación Ser), ayudó a implementar un protocolo de infiltración articular: hombros y rodillas, músculo, cadera. Esta intervención, con un mínimo de infraestructura, genera un gran impacto en los pacientes.

Un Chile profundo.

Muchos de los pacientes se encontraban en listas de espera desde hace años, por lo que estaban muy agradecidos con todos los especialistas que estuvieron trabajando en el domo instalado.

Muchos pacientes tenían que viajar entre una hora y dos para poder llegar al domo del hospital de Iquique, dónde serían atendidos. Un problema que se suma a la edad promedio de ellos y ellas: 65 - 80 años. Nos tocó atender personas muy sencillas, muy humildes, pero con mucha red familiar. Ser espectadores directos de todo este tipo de situaciones, nos permitió conocer un Chile profundo.