Skip to main content
0

Proyecto de Intervención Lista de Espera, Iquique 2021.

La región de Tarapacá es una de las zonas con mayor índice de pobreza. Según la CASEN del año 2021, la región alcanza un 14% de pobreza regional y un 6,9% de pobreza extrema. Esto afecta a las listas de espera, colapsando el sistema local sanitario.

Atendiendo la situación de extrema urgencia que estaba afectando a la región de Tarapacá para el año 2021, el Servicio de Salud de Iquique acudió a la Minera Doña Inés de Collahuasi para presentar la problemática.
La Dirección de Salud de la Región de Tarapacá, la Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi y la Dirección del Hospital Dr. Ernesto Torres Galdames decidieron formar una alianza junto a Corporación SER para dar solución a la lista de espera. Frente a esto, Corporación SER se comprometió a resolver y cerrar alrededor de 11.000 interconsultas en un período de siete meses, llevando a la región 49 médicos de 14 especialidades diferentes acorde a los requerimientos establecidos.

La Corporación en la coordinación.

La integración de los diferentes especialistas convocados a este proyecto, así como también su desempeño durante su desarrollo, se dio de manera fluida, gracias a toda la gestión previa llevada a cabo por corporación SER. Su enfermera coordinadora, Rosario Bravo, lideró un trabajo de organización y ejecución de un plan de acción junto a su equipo de manera previa al inicio de la intervención en Iquique. Esto estableció una base sólida de partida, que permitió un buen ensamblaje entre todos los miembros que se sumaron al proyecto.

Gestión con impacto.

Si bien podemos afirmar que, el gran impacto de lo que fue esta intervención en el Proyecto de Resolución Lista de Espera junto a Collahuasi radica en la descongestión de las listas de espera, a lo largo de esta experiencia se pusieron en práctica diversas iniciativas que, sin duda, fueron un aporte para todos los pacientes.

Durante el desarrollo del proyecto, se fueron implementando ciertos procedimientos que en un inicio no se realizaban. Uno de estos fue instaurado por la enfermera de Corporación SER, quien ayudó a implementar un protocolo de infiltración articular, en hombros, rodillas y caderas. Esto, acompañado de una mínima infraestructura, generó un impacto positivo en los pacientes.

Bajando las barreras y prejuicios en torno al sistema público de salud.

A nivel nacional, existe un alto nivel de desconocimiento por parte de las personas en torno al sistema de salud público en Chile. Esta desinformación genera una distancia entre la gente y el sistema, llevando a los individuos a mantener ciertos prejuicios con respecto a éste. En este sentido, el despliegue de toda esta acción médica en la región, fue para los pacientes una instancia de acercamiento al sistema público y su funcionamiento. Los mismos médicos que participaron del proyecto fueron testigos de cómo las personas de Iquique fueron culturizándose a lo largo de esos 7 meses, entendiendo el funcionamiento del sistema y ajustando, así, sus expectativas.

Un Chile más profundo.

Para todos quienes formaron parte del equipo de trabajo, su participación les permitió ser testigos reales de las necesidades de las personas que viven en regiones. Si bien, a nivel social, esta es una situación conocida, el hecho de poder ver dicha realidad insertos en ese contexto, les recordó con mayor fuerza la urgente necesidad de reforzar la atención primaria. No es lo mismo leer en un artículo cifras respecto a las listas de espera que escuchar de la propia boca de un paciente que lleva esperando ocho año por una atención médica. Estas instancias de interacción y diálogos entre médicos, auxiliares, colaboradores y pacientes, fueron las que calaron con fuerza en el equipo, formando parte hoy de la memoria emocional de todos quienes tuvieron la suerte de formar parte de esta intervención.

En todos los testimonios brindados por los médicos afloran las emociones cuando recuerdan haber sido testigos de diversas situaciones. Algunos relataron cómo pacientes viajaban horas para poder llegar al domo y poder atenderse. Otros mencionaron el impacto que en ellos generó ser testigos de la fuerza de la red familiar de las personas que menos recursos tienen. Sin duda los llevó a reflexionar. Sin duda no solo el equipo dejó una huella en la región, si no también las personas en éste.

Francisca Mackenney