Skip to main content
0

Nuestra misión como base.

Parte fundamental de nuestra misión radica en poder ser un aporte real y concreto que contribuya a la solución de la actual situación nacional en torno a las listas de espera. Siendo ésta la base de nuestra labor, la distinción entre aquello que es oportuno y aquello que es urgente cobra un alto nivel de relevancia, dado que esto nos permitirá mantener nuestro accionar dentro de un orden que responda de manera efectiva y responsable a la realidad del problema, entendiendo sus focos de prioridades y urgencias.

La distinción.

Siempre hablamos de brindar atención oportuna… pero, ¿qué es lo oportuno y qué es lo urgente?

Una atención oportuna es aquella que se entrega en un momento bueno para lograr el efecto deseado. Dicho momento y su plazo pertinente, se definen en función de cada caso en específico. Es aquí cuando hablamos, entonces, de lo urgente. Y es que solo algunos de estos casos van a requerir una atención de urgencia.

Si un paciente fue operado de un infarto al corazón y ya cuenta con una hora agendada para control médico dentro de seis meses, eso si es lo oportuno. Si esa misma hora para aquel control post operatorio es agendada a un plazo que implica 1 año de espera, dicha atención ya no será entregada en el momento oportuno.

La vulnerabilidad.

Muchas veces nos alarmamos y pensamos que necesitamos atención urgente, a la brevedad frente a algún síntoma. Mientras tanto hoy, en el sistema de salud público, hay miles de personas que solo para acceder a un control médico llevan años esperando. Hay quienes tienen agendada cirugías en 3 años más. Para estas personas, lo oportuno no existe… ni menos lo urgente.

Frente a esa vulnerabilidad, como corporación queremos ser parte de la solución, entregando acceso a estas personas en el momento oportuno, para que no mueran esperando.

Francisca Mackenney.